Debido a que el vídeo se hizo viral, el agresor volverá a intentarlo u otros lo tomarán como una referencia.

La comunidad de Twitter ha opinado que ciertamente es una desgracia y no solo para ellos:

Un usuario comenta:

Una desgracia lo que pasa en la actualidad, ojalá que ya no vuelvan a pasar cosas semejantes en ningún lugar

Otro dice:

Tantos años y sigo sin comprender cómo hay personas que creen que al matar a alguien van a recibir una especie de recompensa divina o algo así.”

Un usuario más añade:

Está claro que nos queda demasiado por aprender, algunas personas parecen animales.

En mi opinión coincido ciertamente en que no se entiende cómo alguien que hace tanto daño se pueda tragar la ridícula idea de que matando a gente de religiones opuestas vaya a hacerse con una recompensa en este mundo o en el otro. También es difícil entender cómo se permite que se difunda este tipo de contenidos. Twitter, uno de los principales distribuidores de este directo, debería haberlo borrado al segundo. Sin embargo, al finalizar, aún siguió allí, por no hablar de la persona que lo subió a YouTube. Seguramente el vídeo aún siga disponible en dicha plataforma.

Opino que debido a que el vídeo se hizo viral (el objetivo del autor) el agresor volverá a intentarlo u otros lo tomarán como una referencia a la hora de repetir esta desgracia. Ojalá no sea cierto.

Por tanto, después de revisar ciertos documentos aportados por el equipo de ¿Bonhomía? concluyo diciendo: espero que al menos lo rehabiliten y que esto nos sirva de ejemplo para frenar la locura de algunas personas.

Nicolás Pérez